Detrás de una experiencia de más de 10 años, nuestra enóloga se ha rodeado de la más moderna tecnología para sacar el máximo rendimiento a nuestras uvas. Se realiza un exhaustivo control sobre el viñedo, en el cual se controla desde la poda hasta el momento óptimo de maduración, pasando por todos los tratamientos fitosanitarios y prácticas de deshojado, despuntado, etc… que sean necesarias dependiendo de las particularidades de cada año. Tras la selección en campo, la uva llega a la bodega donde la elaboración se hace forma muy controlada, para terminar su proceso de afinamiento en las barricas de roble francés y americano.