Se caracteriza por su clima templado con temperaturas bajas en invierno y cálidos veranos con lluvias primaverales y vientos del norte que conforman un microclima excelente para ciertas variedades, permitiendo una maduración óptima de las mismas.